lunes, 28 de enero de 2008

Soy leyenda: otro apocalipsis llevado a la pantalla grande


El apocalipsis que nos presenta el cine en Soy Leyenda tiene su origen en una novela del mismo nombre, escrita por Richard Matheson (publicada en 1954). Se trata de la ciencia ficción que deriva en una tragedia, en este caso cuando una pandemia termina con la mayor parte de la humanidad.

En la versión cinematográfica más reciente (es un juego común vender las mismas historias retocadas o representadas de manera diversa), el científico Robert Neville es protagonizado por Will Smith, quien se convierte en el último habitante de Nueva York, luego de que en un intento de crear una vacuna efectiva contra el cáncer se haya producido una epidemia que arrasó con casi toda la humanidad, mientras que los pocos sobrevivientes restantes ya no eran humanos, sino especies de monstruos de la oscuridad que se alimentan de sangre…

La pregunta central que podemos hacernos parece ya un clásico de la ciencia ficción: ¿cuál es el precio que debemos pagar por los avances de la ciencia? ¿Hasta qué punto estamos construyendo un mundo mejor y no lo estamos destruyendo creyendo que mejoramos?

Un valor importante rescatado más allá del marketing de Hollywood es el del afán de sobrevivencia que muestra Neville, ese espíritu combativo innato, propio de los que nunca se rinden…ni aunque consideren que han muerto los motivos por los cuales luchan.

Si algo debemos aprender es que el mundo siempre se derrumba… lo grave es que nos derrumbemos junto con él, porque entonces ya no tendremos quién nos levante. ¿Cuántos apocalipsis más nos venderá la industria del cine antes de que podamos aprender?

1 comentario:

F. V. R0DEL0 dijo...

La lección es buena, pero, lamento decirlo, tenemos que remitirnos al clásico Night of the Living Dead (Romero 1968): Hollywood no agrega nada nuevo al tema de los zombies, recientemente abordado por 28 Days Later, y constituye un engaño que este filme lleve el nombre de la novela de Mattheson.