sábado, 11 de mayo de 2013

Auge económico y construcción del país


Por Héctor Farina Ojeda (*)

Las perspectivas de crecimiento económico del Paraguay para los siguientes años nos colocan en un momento estratégico en el que debe definirse qué país se debe construir para aprovechar la bonanza. No sólo hablamos del 13% de repunte previsto para 2013, sino que posiblemente nos encontremos ante la década más favorable en mucho tiempo. Con todo por construir, con el auge de los ingresos que se deben a la agricultura y la ganadería, con una población joven que nos favorece con el bono demográfico y que podría convertirse en la generación de la innovación y la renovación de las formas de orientar a la sociedad, además de tener el mayor per cápita de energía eléctrica a nivel mundial, las condiciones son demasiado buenas como para desaprovecharlas.

Los datos del Banco Central del Paraguay (BCP) indican que el sector primario tendrá un repunte del 33,5% -fundamentalmente por la buena producción y los altos precios en agricultura y ganadería-; el sector secundario tendrá un incremento de 5,6%; en tanto el sector terciario crecerá 9%. En otras palabras, habrá un buen flujo de ingresos que no sólo oxigenará al campo sino que permitirá contar con recursos frescos para invertir, emprender y proyectar. El desafío de los ingresos a corto plazo es un compromiso para mejorar la producción, la competitividad y el alcance de los sectores económicos para los siguientes años. Y para eso se necesita planificación, estrategia y mucha capacidad de gestión.

Con la coyuntura favorable se debería impulsar con fuerza el sector de la construcción, pues el país necesita con urgencia pavimentar todas sus rutas para facilitar las comunicaciones y hacer que se minimice el costo de la mediterraneidad, al tiempo que se mejora la competitividad y se generan miles de empleos que inyecten ingresos a las familias. Carreteras, puentes, escuelas, hospitales…todo está por construir, en medio del auge económico y el crecimiento de la población que demanda mejores condiciones de vida.

El transporte público debería ser uno de los grandes objetivos para los próximos años. Con la inversión en un sistema de trenes eléctricos se podría no sólo aprovechar los recursos energéticos que nos sobran, sino bajar los costos del transporte y brindar un servicio de calidad. La ubicación privilegiada de Paraguay, en el corazón del tránsito del Atlántico al Pacífico –por donde pasa la producción con destino a Asia-, permitiría recuperar la inversión en poco tiempo, así como generar una distribución de la riqueza hacia muchos sectores que hoy aparecen como olvidados. La consolidación de un sistema de transporte eficiente y de infraestructura vial de primer mundo debe ser una de las exigencias máximas para las siguientes administraciones.

Sin embargo, quizá la necesidad más imperiosa para Paraguay en el contexto de la bonanza económica sea invertir en la formación de la siguiente generación. Sin una capacitación fuerte en materia de recursos humanos, en poco tiempo se perderán los ingresos y nos encontraremos ante un bono demográfico desaprovechado y costoso. Por ello es necesario destinar una parte importante de los ingresos que se tendrán en los siguientes años para formar a los nuevos cuadros de profesionales que se pondrán al frente de la economía, la política, la salud, la educación y las iniciativas en general. Países como Noruega, Finlandia y Singapur demuestran que una buena utilización de recursos en cuanto a educación, ciencia y tecnología es sinónimo de desarrollo, crecimiento y calidad de vida. Por eso debemos asegurar que los ingresos vayan hacia donde se necesita: la educación de la gente.

Lograr un crecimiento superior al 10% anual es una gran noticia. Ahora lo que se requiere es que eso se traduzca en visión y estrategia, en inversiones correctas y en consolidar una economía que pueda mejorar año a año, en forma sostenida, para beneficio de la gente. Ese es el desafío.

(*) Periodista y profesor universitario
Desde Guadalajara, Jalisco, México

Publicado en el suplemento "Estrategia", una publicación especializada en economía y negocios, del Diario La Nación, de Paraguay.

1 comentario:

fernando romero san isidro dijo...

¿Por qué invertir en Paraguay?
ver presentación view information

10 MOTIVOS PARA INVERTIR EN PARAGUAY
1. Estabilidad monetaria y fiscal más alta de América Latina (nunca hubieron devaluaciones bruscas, expropiaciones o congelamientos de ahorros, etc.) menor tasa de impuestos y simplicidad del sistema fiscal


2. Rápida recuperación del crecimiento económico e inversión después de la crisis del 2008-2009, 15% de crecimiento en el 2010, con base en la producción de alimentos cuya demanda mundial tiende a crecer


3. Atractivos regímenes para la atracción de inversiones como maquila, inversiones extranjeras, zonas francas y con amplias exenciones fiscales a las inversiones


4. Acceso al MERCOSUR, una zona de libre comercio con un PIB de US$ 2 billones, que también incluye a Argentina, Brasil y Uruguay


5. Excelente relación costo-beneficio de la mano de obra en la región y menores cargas sociales sobre los salarios


6. Población mayoritariamente joven y con gran facilidad de aprendizaje y capacitación


7. Abundante disponibilidad de energía eléctrica a las tarifas más bajas de la región


8. Centro de la Hidrovía Paraná-Paraguay con libre navegación en la mayor parte del país durante todo el año


9. Clima agradable y ausencia de desastres naturales


10. Abundancia de agua y tierras fértiles para la agricultura

fernando romero san isidro www.syrahglobal.com